Pretendiendo ahorrarse algo de dinero y de no empequeñecer el dormitorio visualmente, son muchos los que prescinden del cabecero. Sin embargo, desde nuestro de vista esto es un grave error, ya que esta pieza de mobiliario auxiliar juega un papel muy importante en la decoración de esta importante estancia del hogar. Para convencerte de que debes incluir esta pieza en tu dormitorio, hoy vamos a darte unas cuantas razones para no prescindir del cabecero. ¿Te gustaría acompañarnos?

El cabecero es aislante

El cabecero cumple una función práctica que muchos no tienen en cuenta pero que, a la hora de la verdad, resulta de lo más importante. Nos referimos a que esta pieza es aislante, es decir, sirve para aislar la cama de la pared y, así, evitar que el frío llegue e la cabeza. Por eso, se trata de un mueble prácticamente imprescindible en invierno, sobre todo en aquellas viviendas situadas en zonas con temperaturas muy bajas.

3876269265_41e4fc0e26_o

El cabecero es higiénico

Otra importante función del cabecero es proteger la cama y la ropa de cama. Y es que, gracias a que este elemento separa la cama de la pared, podemos evitar que las sábanas, fundas nórdicas, mantas y edredones, se cuelen por el hueco y se ensucien. Además, son muy útiles a la hora de evitar que las almohadas y los cojines se caigan en mitad de la noche. De la misma manera, los cabeceros son tremendamente útiles para proteger la pared.

El cabecero es un accesorio atemporal

Por otro lado, es importante que tengas en consideración que el cabecero es un accesorio atemporal que nunca pasa de moda, siempre y cuando escojas el modelo adecuado, ya que en el mercado podrás encontrar diseños que tienen muy en cuenta las tendencias de la temporada y que, por tanto, pueden pasar de moda en poco tiempo. Por eso, lo ideal es escoger un modelo neutro que pueda acompañarte durante muchos años.

15247485581_4680609f72_o

Un toque de personalidad al dormitorio

Otro aspecto a tener en cuenta es que el cabecero puede ayudarte a darle a la estancia el toque personal que todo dormitorio necesita. Por supuesto, también te servirá para añadir una dosis de estilo a la habitación. Además, consigue que otros elementos del dormitorio luzcan mejor, especialmente la ropa de cama y las almohadas y cojines.

Para leer y ver la tele de forma más cómoda

¿Sueles leer y ver la tele en el dormitorio? Una razón de más para no prescindir del cabecero de cama. Y es que este elemento te permitirá hacerlo de una manera más cómoda, sobre todo si te decantas por modelos tapizados que, por cierto, están muy de moda en los últimos años. Mención aparte merecen los cabeceros capitoné, ideales para estancias modernas, vintage, clásicas… Puedes ver un ejemplo de cabecero capitoné en la imagen que te mostramos a continuación. Al ser blanco, te resultará muy fácil de combinar y, además, te ayudará a crear una sensación de amplitud espacial.

 

Los encontrarás de todo tipo

También queremos comentar que hoy en día es posible encontrar cabeceros de cama de todos los estilos, formas y tamaños, por lo que lo tendrás muy fácil a la hora de encontrar un diseño que combine a la perfección con el resto de la estancia. Eso sí, siempre puedes optar por colocar un cabecero completamente distinto para crear contraste y llamar la atención de esta zona del dormitorio.